Tienes 0 Puntos

MENÚ

Para qué sirve la vitamina D3 y por qué es importante

El colecalciferol, más conocido como vitamina D3, es un componente indispensable para el cuerpo que juega un papel fundamental en la formación de los huesos y que contribuye a aumentar el uso del calcio que se encuentra en los alimentos. Otras de las propiedades de la vitamina D3 van encaminadas al refuerzo del sistema inmunitario.

Pero, ¿qué consecuencias tiene sufrir de un déficit de colecalciferol? ¿Cómo se debe tomar la vitamina D3? ¿Qué clase de alimentos la contienen? ¿Cuáles son sus funciones?

Qué es la vitamina D3

La vitamina D3, también conocida como la “vitamina del Sol” o más técnicamente como colecalciferol, es un compuesto liposoluble implicado de manera directa en el desarrollo del sistema inmune. Ayuda a satisfacer numerosos procesos fisiológicos y su producción aumenta al entrar en contacto con la luz solar, ya que la piel sintetiza la vitamina mediante el contacto con la luz y la metaboliza en riñones e hígado. En Valentia Biologics puedes encontrar vitamina D3 en cápsulas, si te interesa integrar en tu dieta complementos alimenticios de este tipo.

Pero, ¿cómo tomar la vitamina D3 de una manera segura y sin exponerse al sol? Los expertos aseguran que tomar el sol media hora al día sin ningún tipo de protección no debería suponer un problema, siempre y cuando el sol no se tome en las horas centrales del día. Sin embargo, también es posible disfrutar de los beneficios de la vitamina D3 a través de la alimentación, ya que el colecalciferol está presente en algunos alimentos: trigo sarraceno, setas y algunos cereales fortificados contienen vitamina D3, y la dosis diaria está asegurada con una cantidad moderada de estos alimentos.

Vitamina D3: propiedades y contraindicaciones

Se ha relacionado la ingesta de vitamina D3 con un aumento de la esperanza de vida de las mujeres, sobre todo a partir de los 70 años. Y es que se estima que los beneficios de la vitamina D3 se dejan ver a partir de su ingesta constante durante dos años, aumentando la esperanza de vida en un 6%.

Otra de las propiedades de la vitamina D3 es que reduce el riesgo de sufrir una fractura. Aquellas personas que consumen vitamina D3 de manera regular tienen un 20% menos de probabilidades de sufrir una fractura ósea cuando sufren un golpe o una caída. En esto juega un papel fundamental la absorción de calcio, a lo que contribuye la vitamina D3.

El crecimiento adecuado de los huesos también se consigue con la ingesta de vitamina D3. La dosis diaria varía en función de si estamos hablando de niños pequeños o de adultos, pero el papel que juega en el organismo es el mismo. Su contribución a la absorción de calcio hace que la vitamina D3 sea indispensable para bebés y niños en edad de crecimiento.

No obstante, los beneficios de la vitamina D3 desaparecen cuando hablamos de una ingesta excesiva. Nauseas, vómitos y falta de apetito son algunos de los síntomas de un exceso de colecalciferol en la sangre, además de poder provocar insuficiencia renal, pérdida ósea e intoxicación por niveles altos de calcio en sangre.

Por tanto, para que las propiedades de la vitamina D3 sean beneficiosas para el organismo su ingesta debe estar medida y en ningún caso será necesario tomar un suplemento vitamínico si se opta por consumir alimentos que ya contienen esta vitamina.

¿Qué puede provocar un déficit de vitamina D3?

Si el consumo excesivo de alimentos ricos en vitamina D3 puede provocar un cúmulo de nutrientes perjudicial para el organismo, el déficit de vitamina D3 también tiene consecuencias nefastas para el cuerpo humano, sobre todo a edades tempranas, cuando la vitamina D3 resulta esencial para el desarrollo de los huesos.

Aparte de los huesos, músculos y articulaciones pueden verse afectados por no consumir suficiente vitamina D3: la dosis diaria para un adulto está en torno a los 15 microgramos, y una cantidad inferior puede provocar un aumento del riesgo de sufrir dolencias como osteoporosis o raquitismo en los niños, además de dolores y espasmos musculares.

Los expertos, sin embargo, recomiendan que prime el sentido común a la hora de reponer los niveles óptimos de vitamina D3: una dosis diaria ingerida con un complemento vitamínico no provoca mayores inconvenientes, pero la exposición prolongada al sol puede derivar en un cáncer de piel si esta no se protege adecuadamente o si se sobrepasa el límite de tiempo recomendado para estimular la síntesis del colecalciferol.

Por otro lado, el hecho de no consumir alimentos ricos en vitamina D3 puede provocar episodios de fatiga y cansancio extremo, así como temblores, hormigueos y calambres, lo que a su vez puede repercutir negativamente en la calidad del sueño: en los casos más graves, cuando la carencia de vitamina D3 es sostenida en el tiempo y no se reponen los niveles mínimos de colecalciferol, el sistema nervioso se ve afectado y puede desembocar en episodios de tinnitus, vómitos, acidez estomacal e incluso alucinaciones.

Si no sabes cómo tomar la vitamina D3 de una manera constante o no quieres incorporar los alimentos que la contienen a tu dieta, apostar por incluir un complejo vitamínico que supla la carencia de vitaminas que padece tu cuerpo es una buena opción.

PUNTOS DESCUENTO
Te regalamos 6€ solo por registrarte. Y, además, acumula puntos descuento en tus compras.
ENVÍO GRATUITO
Recibe todos tus pedidos sin gastos de envío, vivas donde vivas.