Medicina Antienvejecimiento: un pulso contra el tiempo

guia medicina antienvejecimiento

Existe mucha confusión dentro del término medicina antienvejecimiento: qué es, en qué consiste y cómo funciona, son solo algunas de nuestras dudas cuando nos hablan de todo lo relacionado con el antiaging.

El propósito de esta guía es ayudarte a entender este concepto y darte consejos para rejuvenecer sin poner en riesgo tu salud ni tu calidad de vida. Si quieres saber cómo ganarle la batalla al tiempo, sigue leyendo.

Envejecer en la sociedad de la inmediatez

La medicina antiaging es un reflejo de una sociedad en la que vivimos, en la que vamos con prisas para algunas cosas, mientras ansiamos parar el tiempo en otras.

Buscamos móviles rápidos, programas de ordenador rápidos, nos sacan de quicio las colas y las esperas y, paradójicamente, cuando se trata de nuestra belleza, queremos que el tiempo se pare y la juventud sea eterna. No queremos envejecer o, al menos, nos gustaría hacerlo de forma sana y sintiéndonos mejor por más años.

Está claro que no podemos detener el tiempo ni impedir que nuestro cuerpo envejezca. Lo que sí podemos hacer es trabajar ciertos aspectos de nuestro día a día para estar cada vez mejor y vernos jóvenes durante más tiempo.

Belleza, juventud y salud en nuestros días

La belleza y la juventud siempre han sido objetos de culto y deseo, eso no ha cambiado desde épocas remotas.

Civilizaciones tan antiguas como la romana o la antigua Grecia ya cultivaban el ejercicio físico para mantenerse en forma o el arte del maquillaje para verse más atractivos.

Hoy en día no solo seguimos con este interés, sino que parece haberse acentuado: cada vez existen más clínicas de estética, más tratamientos de belleza y soluciones contra el envejecimiento de cuerpo y mente.

Un dato curioso de esto es la creciente gerontofobia que se ha instalado en la sociedad. Se trata del miedo a los mayores o a envejecer, y en esta gráfica de Google Trends vemos que es un concepto que hace tan solo 15 años no se buscada y que ha crecido en interés en los últimos tiempos:

Pulsa en la imagen para ver las estadísticas

Siguiendo con Google, que al final es un fiel reflejo de los intereses de la sociedad, solo hace falta echar un vistazo a las preguntas más comunes sobre antienvejecimiento o rejuvenecimiento en Internet, para darse cuenta de lo mucho que nos preocupa hacernos mayores (o parecerlo):

¿Qué rejuvenece más, el pelo corto o largo, el pelo liso o rizado?
¿Cómo rejuvenecer el rostro rápidamente?
¿Cómo rejuvenecer las manos?
¿Cómo rejuvenecer la cara?
¿Cómo rejuvenecer la piel?

Y un largo etcétera.

Otro elemento que siempre ha marcado las tendencias es la publicidad. Piensa por un momento en cualquier bloque publicitario: ¿cuántos anuncios sobre belleza y cuidados puedes ver al cabo del día?

Las cifras de los últimos estudios sobre inversión publicitaria en España no hacen sino corroborar esta tendencia. La belleza e higiene es el quinto sector que más invierte en publicidad (328 millones de euros en 2017, un 6,1% más que el año anterior):

 

Todos estos datos dejan algo claro: queremos vernos jóvenes por más años. Y en esta lucha contra el tiempo, buscamos aliados que nos ayuden tanto dentro de la medicina como fuera de ella. Aunque no deberíamos hacerlo a cualquier precio ni de cualquier manera.

Porque la belleza o la juventud sin salud o calidad de vida no sirven para nada, como tampoco si el precio que pagamos por conseguirlas son enfermedades o dolencias que podríamos haber evitado fácilmente.

Esto es algo que hay que tener muy presente a la hora de elegir un método de rejuvenecimiento natural, no agresivo y respetuoso con nuestra salud.

¿Qué es la medicina antienvejecimiento?

Lo primero que debemos hacer antes de lanzarnos en brazos de este tipo de medicina es entender cómo funcionan nuestras células y, concretamente, los telómeros. La razón es muy simple:

El acortamiento de los telómeros es la principal causa de nuestro envejecimiento.

Los telómeros son secuencias repetitivas de ADN que protegen nuestros cromosomas. Cuando nacemos, nuestros telómeros son largos, pero conforme pasan los años y las células se dividen una y otra vez, éstos se van acortando.

Llega un momento en que los telómeros son tan cortos que las células ya no pueden cumplir con sus funciones y empiezan a morir. Ahí es cuando empieza la cuenta atrás del envejecimiento celular.

Lo vemos gráficamente en esta imagen:

telomeros y antienvejecimiento celular
Fuente: Valentia Biologics

Por tanto, el rejuvenecimiento celular es una de las claves para retrasar el envejecimiento natural que todos acabaremos sufriendo. Porque, aunque se trate de un proceso normal, existen determinadas pautas para ayudarnos a prevenirlo y mejorar nuestro estado de salud.

Eso es precisamente lo que hace la medicina antiaging: tratar o prevenir el envejecimiento a través de diferentes medios con el objetivo de ayudarnos a envejecer mejor y sentirnos saludables y vitales por más tiempo.

Envejecimiento fisiológico vs envejecimiento patológico

¿Sabes cuántos años tienes (de verdad)?

No nos referimos a tu edad cronológica (la que marca tu DNI) sino a la edad real de tu cuerpo, de tus células. Esa es tu edad biológica y debería estar en sintonía con tu edad cronológica, ya que:

  • Cuando la edad biológica y la cronológica coinciden o están muy cercanos, estamos envejeciendo de forma fisiológica o sana.
  • En cambio, si hay un desfase importante entre ambas edades, hablamos de un envejecimiento patológico.

La medicina antiaging mide esta relación y actúa tratando o previniendo el de tipo patológico.

edad cronologica fisiologica mujer

¿Cómo lo hace?

Entre otras cosas, a través de:

  • La alimentación saludable.
  • El ejercicio físico moderado.
  • El correcto descanso diario.
  • La mentalidad positiva ante la vida.
  • La prevención de riesgos y enfermedades.

Esos son los pilares de la medicina antiaging. Como ves, nada nuevo.

Vamos a dejar la medicina como tal a un lado y a centrarnos en una de las cosas que más a nuestro alcance tenemos para combatir el envejecimiento patológico: la alimentación.

Lo haremos dándote algunos consejos de alimentos antiaging que puedes introducir ya mismo en tu dieta para que tu edad cronológica y tu edad biológica vayan de la mano.

Porque al final, la alimentación equilibrada, y en su caso complementada, es una de las pautas que más fácilmente podemos implementar en nuestra vida. Hacerlo nos permite sentirnos mejor y ayuda a prevenir ciertas enfermedades.

Así que merece la pena ponerse manos a la obra.

¿Existe una dieta antienvejecimiento?

No creemos que haya una dieta antienvejecimiento como tal, al menos no una única y válida para todo el mundo, ya que cada persona es diferente y tiene necesidades concretas.

Lo que sí existen son ciertos alimentos con unos beneficios importantes para nuestra salud y con propiedades rejuvenecedoras.

La dieta puede ser un elemento diferenciador a la hora de vernos y sentirnos jóvenes. Por eso, el interés por cuidar lo que comemos y seguir una alimentación antienvejecimiento es cada vez mayor entre un amplio segmento de la población.

Ojo, con dieta no queremos decir cualquier dieta sino una alimentación equilibrada, variada, sana, que nos aporte todos los nutrientes que necesitamos en la cantidad correcta y que tenga en cuenta nuestras características personales.

Un atleta no necesitará comer de igual forma que una persona que hace deporte de forma moderada o que una persona más sedentaria. Aunque, si lo que quieres es estar y verte mejor, moverte es fundamental, como veremos más adelante.

Sea como sea, lo cierto es que muchas personas, cuando se proponen seguir una alimentación que además de sana, pueda ayudarles en su lucha contra el tiempo, se encuentran con dudas sobre qué productos son los más adecuados para ayudarles a mantenerse jóvenes.

La lista es larga, pero en esta guía te vamos a hablar de algunos que, gracias a sus componentes, pueden ayudarte en tu carrera contra el tiempo. Puedes complementarlos con otras acciones, como suplementos alimenticios, deporte o descanso.

Alimentos antienvejecimiento: tus aliados

Antes de ver algunos de los alimentos que pueden ayudarte en tu proceso de antienvejecimiento, vamos a ponerte en contexto hablando de algo importante para entender cómo actúan estos alimentos: los radicales libres y el estrés oxidativo.

El estrés oxidativo es una de las causas del envejecimiento y aparece cuando nuestro organismo no es capaz por sí solo de defenderse de los radicales libres que producimos de forma natural.

Las células de nuestro cuerpo están expuestas a un proceso de oxidación natural simplemente por ejercer ciertas funciones tan básicas como respirar. El problema viene cuando estos oxidantes (los radicales libres), no están compensados con moléculas antioxidantes para mantener un equilibrio.

Si tu cuerpo no tiene los suficientes antioxidantes para compensar estos radicales libres, es cuando pueden venir los problemas en forma de enfermedades.

Para prevenirlo hay varias pautas básicas, como hacer ejercicio, controlar el estrés y comer adecuadamente.

Y ahí es donde los alimentos ricos en antioxidantes pueden echarnos una mano. Introdúcelos en tu dieta antienvejecimiento y estarás ayudando a tus células, retrasando su deterioro.

Vamos a ver algunos de los alimentos antioxidantes más potentes:

  • Los frutos rojos como arándanos, fresas o frambuesas son alimentos antioxidantes por excelencia, antiinflamatorios y muy activos contra los radicales libres.
  • Otras frutas recomendadas para tu dieta contra el envejecimiento son el kiwi o la granada, y también el tomate.
  • Las verduras como el brócoli o las de hoja verde (espinacas, acelgas, etc.) no deberían faltar en tu dieta. Tampoco las legumbres y los frutos secos como nueces, almendras o avellanas.
  • Si eres fan del dulce o las especias, apunta el cacao puro (o, en su defecto, el chocolate con más del 80% de cacao) y la canela.

Por último, el ingrediente estrella: las uvas negras, muy ricas en resveratrol, una de las fuentes principales de antioxidantes provenientes de la naturaleza, junto con el té verde o la cúrcuma (curcumina).

 

El uso de productos de origen vegetal para prevenir síntomas y enfermedades ha sido muy común a lo largo de nuestra historia. Es lo que se conoce como fitoterapia y forma parte de las conocidas como terapias naturales.

¿Quieres una ayuda extra? Toma nota de los siguientes protagonistas:

Resveratrol y L-Carnosina

Dentro de estos ingredientes, el resveratrol presente en las uvas tiene muchos beneficios para la salud. Entre las propiedades del resveratrol está su capacidad para disminuir los radicales libres, aumentar el colesterol bueno o mejorar la respiración celular.

Además de las uvas o el vino (con moderación), también puedes aprovecharte de este componente a través de complementos de calidad. Sobre todo del Trans-resveratrol, que es la forma activa del resveratrol y, por tanto, tiene una mayor biodisponibilidad (lo que se traduce en una mayor efectividad y potencia).

El trans-resveratrol favorece el rendimiento de las células y esto influye en nuestros genes, previniendo enfermedades y aportándonos más energía y mejor descanso. Si buscas un potente antioxidante para complementar tu dieta, esta molécula puede retrasar el envejecimiento y prevenir múltiples enfermedades.

Otra sustancia también efectiva para ayudarte a combatir los radicales libres es la L-Carnosina, que además protege del envejecimiento al cerebro o la piel.

La Carnosina es un dipéptido (la combinación de dos aminoácidos: la beta-alanina y la histidina) que se produce de forma natural en nuestro organismo, concretamente en los tejidos musculares y del cerebro.

Lo destacamos en esta guía porque es un potente agente antienvejecimiento que actúa desde el interior. Se ha convertido en uno de los suplementos dietéticos más importantes hoy en día, perfecto además para aumentar tus niveles de energía. Ayuda al rejuvenecimiento y al funcionamiento saludable de las células.

Complementando la alimentación con estos componentes estarás sumando puntos en tu pulso contra el envejecimiento.

Y ahora que ya conoces a algunos aliados que pueden ayudarte, vamos a pasar a hablar de los “enemigos” en nuestra dieta y de cómo podemos neutralizarnos.

Los enemigos de tu salud (y tu belleza)

A estas alturas seguro que ya tienes claras dos cosas:

  • Que tienes a tu disposición varias estrategias para frenar el envejecimiento.
  • Que el rejuvenecimiento empieza dentro de ti y no en tratamientos externos.

Por ejemplo, si tu objetivo es rejuvenecer la piel, por muchas cremas que te pongas, si tu salud no es buena y no llevas una vida equilibrada, no habrá serum ni tratamiento antiedad que lo arregle.

En el punto anterior hemos visto cómo la alimentación puede ayudarte a disminuir el estrés oxidativo y qué tipo de productos y complementos puedes introducir en tu dieta.

Pero, ¿qué alimentos harías bien en mantener lejos si tu objetivo es vivir más y mejor?

Empezamos introduciendo un concepto fundamental para vivir por más tiempo: la salud cardiovascular. Ahí va un dato escalofriante…

En la próxima década, 24 millones de personas en el mundo morirán por alguna enfermedad cardiovascular.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo y el 29% del total de muertes en España (54% de mujeres frente al 46% de hombres).

Tristemente, son cada vez más comunes las muertes prematuras por enfermedades cardíacas y cerebrovasculares como infartos, ictus e hipertensión arterial.

Es un asunto bien serio, pero sobre el que podemos hacer mucho para bajar esos datos tan negativos. Antes de ver cómo, vamos a ponerles nombre a dos de los enemigos de tu salud cardiovascular (seguro que te suenan): el colesterol y los triglicéridos.

Los temidos colesterol y triglicéridos

Habrás escuchado hablar mucho de esta pareja pero, ¿sabes realmente qué son y por qué son tan peligrosos para nuestra salud?

El colesterol es un tipo de grasa que nuestro cuerpo necesita para producir hormonas (como las sexuales) o para formar las paredes de las células, entre otras funciones. El cuerpo lo obtiene tanto produciéndolo él mismo como a través de ciertos alimentos de origen animal.

El problema está cuando ingerimos demasiados de estos alimentos y nuestro organismo aumenta el nivel de colesterol que es transportado por la sangre a través de las llamadas lipoproteínas.

Y aquí es cuando hay que diferenciar entre el colesterol llamado bueno y el malo:

  • El C-LDL es el conocido como colesterol malo, que es transportado por lipoproteína de baja densidad desde el hígado a otras partes del organismo.
  • El C-HDL es el colesterol bueno, que es transportado en este caso por lipoproteínas de alta densidad desde las células del organismo al hígado.

Nuestro cuerpo tiene la capacidad de producir el colesterol que necesita. Dentro de estas necesidades es fundamental controlar el nivel del colesterol malo, que es el que se deposita en las paredes de las arterias y puede ocasionarnos serios problemas.

Los triglicéridos también son un tipo de grasa que produce el hígado y que transportan las lipoproteínas a través de la sangre. En cantidades superiores a lo considerado saludable (más de 150 mg/dl.), son peligrosas para la salud cardiovascular y el páncreas.

Generalmente, tanto el exceso de colesterol malo como el de triglicéridos suele provocarlos una mala alimentación, además de otros factores como el sobrepeso, el sedentarismo, el tabaco y el alcohol.

Con ejercicio físico y una alimentación sana que evite ciertos alimentos podemos aumentar los niveles de HDL y reducir los de LDL y los triglicéridos.

Vamos a centrarnos ahora en qué alimentos evitar en tu dieta para tener estas grasas bajo control:

  • Alimentos ultra procesados: recuerda que cuanta menos alteración haya sufrido una materia prima, más sana y natural será. Una cosa es comer una lata de mejillones (que, obviamente, ha sufrido un cambio en su estado natural), que una pizza congelada o un plato precocinado.
  • Alimentos altos en grasas poco saludables o grasas trans: más de lo mismo, un claro ejemplo son los fritos o los productos de bollería industrial.
  • Alimentos azucarados: refrescos, dulces, etc.

Estos alimentos procesados, altos en grasa o azucarados aumentan el daño oxidativo del que hablábamos antes y también inflaman el cuerpo. Malos síntomas si lo que queremos es rejuvenecer nuestro cuerpo y nuestro aspecto.

Tener unos niveles altos de colesterol o de triglicéridos no es precisamente lo mejor si quieres vivir más, así que nuestro consejo es que te alejes de estos alimentos como de la peste.

La importancia de la fibra

Igual que hemos hablado anteriormente de dos aliados para complementar tu alimentación, aquí te presentamos otro que puedes tomar en forma de suplemento para ayudarte a mantener a raya la grasa en sangre: la fibra soluble.

¿Por qué fibra soluble?

Porque es la que puede ayudarnos a atrapar en la sangre tanto el colesterol como los triglicéridos, además del azúcar, impidiendo que el cuerpo los absorba. Ojo, que la fibra insoluble también es buena, es la que nos ayuda a tener un correcto tránsito intestinal (y de la que tanto oímos hablar en los anuncios).

De la fibra soluble no se habla tanto, pero es muy beneficiosa para el organismo, además de tener un efecto probiótico y saciante. La puedes encontrar en alimentos como las legumbres, semillas, frutas y verduras y en suplementos de calidad que contengan fibra soluble alfa-ciclodextrina.

Con estos últimos, complementando una alimentación sana, te aseguras de controlar tu peso y de mantener a raya a los enemigos de tu salud cardiovascular.

Como resumen de este punto: aléjate de los ultraprocesados tanto como puedas. Compleméntate si crees que puede ayudarte y recuerda la frase del médico griego Hipócrates que sigue hoy vigente:

Jóvenes por dentro y por fuera

Ahora que has visto algunos alimentos y sustancias que puedes suplementarte para que te ayuden contra el envejecimiento por dentro, vamos a centrarnos más en el exterior.

Ya sabes que cuando por dentro estás bien, lo reflejas por fuera. Pero eso no quita que le demos un extra de cuidados a nuestra piel.

Cómo rejuvenecer el rostro o las manos son otras de las cuestiones estrella en docenas de foros y páginas web de belleza. No solo queremos sentirnos jóvenes, también queremos parecerlo y muchas personas recurren por ejemplo a la medicina estética.

Sin embargo, no es necesario acabar pasando por el quirófano para parecer jóvenes; también puedes lograrlo a través de productos y componentes efectivos y al mismo tiempo respetuosos con tu piel.

Uno de las sustancias más utilizadas para el rejuvenecimiento del rostro es la coenzima Q10. Probablemente te sonará o la habrás visto en múltiples productos de cuidado facial.

coenzima q10 manos
Foto: Rawpixel (Unsplash)

Pero, ¿qué es exactamente esta coenzima y cuáles son sus beneficios?

La coenzima Q10 y la belleza

La Q10 es una molécula que producimos de forma natural gracias a determinados alimentos (como el pescado azul o los frutos secos). Los transforma en energía para que órganos tan importantes como el corazón o el hígado funcionen correctamente.

Estos órganos necesitan mucha energía cada día y aunque nos alimentemos de forma correcta, en ocasiones no es suficiente para cumplir con las exigencias energéticas de estos órganos tan importantes para nuestra salud.

Cuando esto ocurre, sobre todo a partir de los 35-40 años, la deficiencia de la Q10 hace que tengamos menos energía para reparar las células. Y eso se refleja también en nuestra piel, que pierde elasticidad y firmeza, apareciendo las arrugas y líneas de expresión.

Por este motivo, la Q10 es uno de los ingredientes cosméticos más utilizados y eficaces. No solo ayuda a órganos vitales o combate el cansancio, también es conocida su eficacia para reducir el estrés oxidativo de nuestras células gracias a su poder antioxidante.

Al participar en la renovación de nuestras células y protegerlas de los radicales libres, esta molécula antioxidante se convierte en una clave en la renovación de la piel. Por eso, no es raro ver este componente en multitud de cremas y tratamientos antienvejecimiento.

En resumen, la coenzima Q10 en su forma más pura y natural, puede convertirse en una gran ayuda para tu salud y tu belleza al aportarte energía y protegerte de los radicales libres gracias a sus características antioxidantes y vigorizantes:

  • Es fundamental dentro del proceso de las células para obtener energía.
  • Es antioxidante y nos protege del daño oxidativo de los radicales libres.
  • Es clave en el proceso de renovación celular y de la piel.

El pescado azul, los frutos secos y las verduras crucíferas (como el brócoli y la coliflor) son buenas fuentes de Q10. También existen complementos que te aportan la cantidad que necesitas para aprovechar todos sus beneficios.

Si quieres un extra para tu salud y tu belleza, apunta esta fórmula: Q10.

¿Qué más puedes hacer? Ejercicio y descanso

Ya hemos visto los pilares y alimentos que debe contener una buena dieta antioxidante y una dieta para bajar el colesterol y los triglicéridos. Pero, aunque la alimentación es la base de cualquier medicina antiaging, no puede funcionar sola: también necesitas ejercicio y descanso.

¿Qué tipo de ejercicio y con qué intensidad?

Dependerá de muchos factores, como el tiempo del que dispongas, tu estado físico actual, tus capacidades y limitaciones.

Lo importante es que te muevas cada día, da igual si es saliendo a caminar 30 minutos al sol o jugando un partido de pádel, haciendo yoga o corriendo.

Hacer deporte rejuvenece, según un estudio Universidad Brigham Young de Utah que ha descubierto que las personas con altos niveles de actividad física tienen unos telómeros más largos que las sedentarias. Y ya sabes que los telómeros son la clave del envejecimiento. De hecho, este estudio afirma que:

Practicar ejercicio físico puede rejuvenecer hasta 9 años.

Toca ponerse en movimiento cuidando lo que comemos para darle al cuerpo la energía que necesita para ejercitarse y recuperarse después.

Un descanso correcto (mínimo 7 horas de sueño al día) es también clave para esta recuperación. Asegúrate de dormir lo suficiente para que tu cuerpo se recupere del día y el cerebro procese toda la información.

Una buena noche de sueño reparador es un bálsamo de salud y belleza como pocos.

Muchos de los suplementos de los que hemos hablado son recomendables si haces deporte, además de otros aspectos y pautas importantes que te contamos en esta completa guía sobre rendimiento deportivo .

Un último consejo para rejuvenecer

El estrés y la falta de equilibrio envejece, la alegría rejuvenece. Haz la prueba y piensa en una persona que conozcas que tenga una vida equilibrada, con un trabajo que le guste y retos que la motiven.

 

Ahora piensa en la típica persona que anda todo el día con prisas, sin llegar a nada, con un alto nivel de estrés y sin tener la vida que desea.

Te aseguramos que, si las dos tienen unas pautas de alimentación, movimiento y descanso similares, la primera tendrá mucho mejor aspecto, una piel más radiante y mucha más energía y vitalidad.

No descuides este equilibrio en tu vida. Prueba la meditación, sal a la Naturaleza, comparte tiempo de calidad con familiares y amigos. No hay mejor medicina antienvejecimiento que ser feliz.

Conclusión

Cuando algo se pone de moda (ya sea la medicina antiaging o cualquier otra cosa), comienzan a aparecer páginas webs de todas formas y colores, anunciando servicios y productos. Y curiosamente siempre se anuncian como los mejores, los de última generación o los más efectivos.

Por eso es tan importante que te informes bien a la hora de elegir una dieta adecuada a tu estilo de vida. Si decides complementarla con suplementos, también es fundamental comprar aquellos que te ofrezcan las máximas garantías. Prioriza que:

  • Sean naturales y no contengan ingredientes nocivos.
  • Hayan pasado los controles sanitarios pertinentes.
  • Expliquen sus características y beneficios de forma clara.

No es necesario someterse a tratamientos agresivos, operaciones ni sustancias que pueden no ser beneficiosas para ti, por mucho que rejuvenezcan tu rostro.

Es mucho más sencillo: recurre a la sabiduría popular, a lo de toda la vida, y ayúdate con los nuevos avances en ciencia y medicina para reforzar y complementar todo lo que tu cuerpo y mente necesitan para rejuvenecer un poco cada día.

¿Nuestra apuesta?

Combinar lo mejor de la Naturaleza con lo mejor de la ciencia para conseguir que salud y envejecimiento vayan siempre de la mano.

Ahora es tu turno: cuéntanos, ¿qué haces para frenar el envejecimiento?, ¿cuidas tu alimentación y la complementas con productos que te ayuden a mantenerte joven?

Nos gustará mucho leer tu opinión en los comentarios y responder cualquier duda que puedas tener.

Nuestra garantía de calidad

100% Acreditada

Productos registrados por las autoridades sanitarias.

Máxima calidad

Trabajamos con los mejores laboratorios.

Alta biodisponibilidad

Fórmulas de principios activos con la mayor efectividad posible.

Amplia trayectoria

Más de 20 años distribuyendo los complementos más potentes.

Esta utiliza cookies para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, dará el consentimiento para su uso. Más info en nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies