Tienes 0 Puntos

MENÚ

¿Cómo puedo cuidar mi aparato digestivo?

Cuidar la dieta es una de las mejores formas de mantener el aparato digestivo en unas condiciones óptimas. Pero no es lo único que podemos hacer para cuidar de él. No sobreexponerlo a sustancias agresivas, introducir alimentos ricos en fibra y fáciles de digerir o seleccionar los momentos del día más propicios para consumir determinados tipos de alimentos pueden contribuir a preservar el buen estado del aparato digestivo. Pero, ¿qué debemos hacer para cuidar el aparato digestivo, aparte de mantener una alimentación equilibrada? ¿Hay otros factores que influyen en su estado general?

Qué es el aparato digestivo y cuáles son sus funciones

El aparato digestivo cumple una función vital en el organismo, y es aquel que se encarga de la ingestión, digestión, absorción y excreción de los alimentos y sus nutrientes. Aunque la pieza clave del aparato digestivo es el estómago, en realidad varios elementos del aparato laringofaríngeo y excretor están relacionados con la actividad del aparato digestivo.

La lengua, la mandíbula, la tráquea, el esófago, el páncreas y los intestinos grueso y delgado cumplen funciones indispensables en el organismo y sirven a un propósito determinado que guarda relación con el trabajo que desempeña el estómago. Por eso es tan importante mantener unos correctos cuidados del aparato digestivo: normalmente, algo que le afecta a él tiene implicaciones más allá del estómago.

Como comentábamos al principio, hay varias formas de mantener en buen estado el estómago y el resto de partes del organismo que forman parte de este sistema clave del cuerpo humano. Pero, ¿qué debemos hacer para cuidar el aparato digestivo correctamente? ¿Sirve solo con mantener una dieta equilibrada?

Cómo funciona el aparato digestivo

Más allá del aparato digestivo, en la alimentación hay implicadas toda una serie de partes y tejidos del cuerpo que cumplen una función importantísima a la hora de ingerir alimentos y digerirlos. El primer tejido que entra en contacto con la comida es la lengua, cuyas papilas gustativas pueden indicar si ese alimento es apto o no para ser ingerido, evitando ingerir por error alimentos perjudiciales para el organismo. La mandíbula y la dentadura es vital para descomponer la comida y permitir al cuerpo ingerir alimentos sólidos, que pasan por el esófago una vez triturados hasta llegar al estómago, donde son descompuestos gracias a los ácidos que el propio cuerpo produce.

La descomposición de los alimentos permite al cuerpo asimilar los nutrientes que los mismos contienen cuando llegan al intestino delgado, y una vez extraídos los restos pasan al intestino grueso, donde se acumulan los desechos que van dando forma a las heces, que son expulsadas a través del recto.

Hay aspectos que pueden influir en lo pesada o no que puede resultar la digestión, o incluso en la dureza (o carencia de ella) que pueden presentar las deposiciones. Por eso es importante incorporar alimentos concretos para cuidar el aparato digestivo y poder disfrutar de digestiones que no resulten pesadas, mientras damos al cuerpo los nutrientes que necesita.

Entonces, ¿es eso lo que debemos hacer para cuidar el aparato digestivo? Sí, pero hay otros consejos para cuidar el aparato digestivo que pueden ser de mucha ayuda para preservarlo en óptimas condiciones, como el tiempo necesario para masticar los alimentos adecuadamente y facilitar la deglución, el tipo de cocción que se ha empleado para preparar los alimentos o la higiene que se ha mantenido durante su manipulación. De hecho, la higiene es un aspecto fundamental cuando se habla de mantener unos correctos cuidados del aparato digestivo, ya que si esta es deficiente pueden llegar al mismo distintos tipos de virus y bacterias que, en algunos casos, pueden desarrollar varias patologías de gravedad variable.

¿Qué clase de dolencias gástricas se pueden sufrir?

Vamos a hacer un repaso por las enfermedades más comunes del aparato digestivo, por sus síntomas y las causas que las provocan. Vaya por delante que algunas de estas enfermedades pueden deberse a factores humanos, como la higiene o la manipulación de los alimentos, pero en ocasiones es la presencia de virus lo que puede desencadenar estas complicaciones.

Gastroenteritis

Es una de las enfermedades más comunes del aparato digestivo, y aunque no suele ser especialmente grave, en los países subdesarrollados sí son una de las principales causas de muerte entre la población infantil. Sus síntomas duran entre dos y siete días, y se produce cuando las paredes del intestino delgado se inflaman a causa de la presencia de bacterias, virus o incluso parásitos.

La ingesta de determinados fármacos, que erosionan las paredes intestinales y provocan su inflamación, también pueden causar gastroenteritis. Uno de los mejores consejos para cuidar el aparato digestivo tras su aparición es introducir alimentos suaves de manera paulatina para ir recuperando el apetito y poder ir retomando la dieta habitual.

Reflujo laringofaríngeo

El estómago produce una serie de enzimas y ácidos pensados para descomponer los alimentos. Sin embargo, cuando esas sustancias alcanzan la laringe y la faringe, dejando una amarga sensación de lo que normalmente se conoce como acidez, se dice que se padece de reflujo laringofaríngeo.

En ocasiones este problema puede solventarse con cambios en la dieta, ya que hay determinados tipos de alimentos que pueden favorecer la aparición de este molesto reflujo. Además, ten en cuenta que la emesis también puede ser una causa de este problema, ya que al vomitar la bilis y los ácidos presentes en el estómago son expulsados a través de la boca.

Úlceras pépticas

Uno de los mejores consejos para cuidar el aparato digestivo y mantenerlo en buen estado es no contaminar la comida que vamos a consumir. Esto se evita manteniendo unos correctos hábitos de higiene para evitar que virus, bacterias y otros patógenos consigan penetrar en el aparato digestivo.

Las úlceras pépticas son llagas abiertas que se producen en el revestimiento del estómago (y en ocasiones incluso en parte del intestino delgado) a causa de la presencia de la bacteria helicobacter pylori, una de las más resistentes del mundo. Puede llegar a ser peligrosa porque habita en entornos extremadamente ácidos, como puede serlo el propio tejido estomacal, proliferando en él a pesar de la producción de ácidos gástricos.

Se estima que más de la mitad de la población de todo el mundo la tiene en su estómago, pero solo una parte llega a desarrollar estos síntomas. Aún así, conviene extremar las precauciones y manipular los alimentos de la manera adecuada.

Salmonelosis

Aunque hay ciertos alimentos ideales para cuidar el aparato digestivo, hay que cerciorarse de que estén en buenas condiciones y mantener unas reglas a la hora de conservarlos. La salmonelosis es una de las enfermedades más comunes del aparato digestivo y tiene lugar a causa del desarrollo de un proceso infeccioso que origina la bacteria Salmonella, que afecta al tracto intestinal.

Hay que decir que esta bacteria forma parte de la flora intestinal y que está naturalmente presente en los intestinos de los mamíferos. Sin embargo, hay determinadas cepas que actúan como patógenos y son las causantes de esta dolencia.

Entonces, ¿qué debemos hacer para cuidar el aparato digestivo?

Como ves, no hay un remedio milagroso que permita mantener el aparato digestivo en un estado óptimo. Es el conjunto de normas y precauciones el que puede ayudar de verdad a preservarlo adecuadamente.

Los cuidados del aparato digestivo más importantes que pueden marcar la diferencia en su estado es el tipo de dieta, la frecuencia de las ingestas y el estado de los alimentos, que son aspectos fundamentales que normalmente todo el mundo vigila a diario.

La ingesta de determinados complementos alimenticios puede ser de mucha ayuda a la hora de hacer que el aparato digestivo se mantenga en un estado idóneo. En nuestra sección de complementos para el sistema digestivo podrás encontrar una amplia gama de productos ideales para cuidar debidamente las distintas partes del mismo, siendo de mucha ayuda a la hora de preservarlo como es debido. 

Es recomendable introducir varias piezas de fruta al día y hacer que las verduras formen parte inherente de la dieta, ya que son de los alimentos más eficaces para cuidar el aparato digestivo. Pero volvemos al tema de la higiene: es necesario lavar frutas y verduras con un desinfectante para evitar la transmisión de determinados tipos de virus, bacterias y parásitos que pueden estar presentes en las mismas y que pueden originar complicaciones en caso de ser ingeridas crudas.

Sabiendo qué debemos hacer para cuidar el aparato digestivo podremos ayudar a mantenerlo en buenas condiciones, alejado de afecciones y dolencias causadas por distintos tipos de patógenos y evitando, además, la irritación de las paredes del esófago, estómago y de las paredes del intestino.

PUNTOS DESCUENTO
Te regalamos 6€ solo por registrarte. Y, además, acumula puntos descuento en tus compras.
ENVÍO GRATUITO
Recibe todos tus pedidos sin gastos de envío, vivas donde vivas.